COLECCIÓN

ST-M1

El reloj de nuestro tiempo, un instrumento con cuerpo mecánico, noble y transparente, sin ataduras ni sometimientos, una máquina hecha a medida, donde el muelle, el volante, las ruedas o los piñones constituyen la extensión visible de nuestro organismo; un corazón espiritual, no marca la hora, marca la vida, late.

Entonces, ¿qué es el tiempo? ¿qué quiere decir mirar la hora?

Mirar la hora es el tiempo que me queda a mí, el tiempo con el que cuento para hacer esto o aquello, es un “tiempo para”; el hombre es pura potencialidad, necesita “contar con el tiempo” para algo, y este “contar” no es, en el sentido de ningún numerar, sino de tenerlo en cuenta, de ser ahí y ahora, es decir, de existir.

¿Por qué se plantea un reloj que no marca la hora?

Eliminar lo numérico del reloj tiene como objetivo incapacitar a este, como agente del orden en el mundo, es decir, atentar contra el individuo robot u hombre moderno, ese que ya no tiene tiempo para detenerse ante las cosas inútiles, ese que está condenado a convertirse en una máquina sin alma.

Edición limitada de 732 piezas.

Movimiento: Calibre TT 718-04. Cuerda manual. Puente superior en forma de “T”. 34 rubíes. Versión Skeleton. Doble barrilete, con reserva de marcha de 5 días. Acabados “perlage” sobre los puentes y pletina inferior. Tornillos azulados a fuego.

Caja: Acero inoxidable 1.4435. Bisel 36.80mm. Caja 39.00mm. Altura sin incluir cristal: 9.26mm. Altura con cristal: 11.26 mm. Acabados pulidos a mano.

Cristal: Superior plano de zafiro 30.00mm. Inferior plano de zafiro 30.00mm.

Correa: Piel de cocodrilo hecha a mano.
Hebilla desplegable: Acero inoxidable 1.4435.